Retorno complejo afecta el ambiente escolar y el desafío del buen relacionamiento continúa en la segunda mitad del año

Tras el aislamiento prolongado debido a la pandemia, la vuelta ha sido compleja y lejos de la ansiada normalidad. La circulación de los virus respiratorios de invierno marca el cierre del primer semestre. 

El inicio del año escolar en marzo de 2022 marcó un hito tras dos años de encierro por la pandemia. Se volvía a las clases presenciales, con el desafío de retomar la sociabilización y el contacto, aunque manteniendo las medidas sanitarias de autocuidado frente a la presencia del Covid.

Ello obligó a adaptar los espacios para minimizar riesgos y a limitar los aforos de las actividades. De esta forma la vuelta a la normalidad tuvo complejidades que se evidenciaron, además, con el aumento de los índices de violencia y tensión en los ambientes escolares. 

A fines de marzo, de hecho, el ministro de Educación, Marco Antonio Ávila, dijo que el 30% de las denuncias recibidas por la Superintendencia se relacionan con peleas y conflictos entre estudiantes.

Diversos especialistas indicaron que el encierro y el aislamiento prolongado de los niños y jóvenes durante dos años tenía como efecto adverso problemas de relacionamiento y violencia. Estos problemas han tenido que ser abordados por los establecimientos. 

Herramientas como Habilmind de Santillana apoyan en esta labor. El programa es capaz de emitir diagnósticos de los alumnos, sus entornos familiares e, incluso, de los docentes, para evaluar temáticas como uso y abuso de pantallas, confinamiento familiar, interacción social, entre otros.

Revisa más detalles sobre las distintas posibilidades que Habilmind abre para tu colegio completando el formulario de contacto más abajo.

Un panorama de cuidado

El término del primer semestre del año ha sumado una nueva arista: la circulación de los virus de invierno. Esto ha llevado a las autoridades a adelantar el periodo de vacaciones de invierno e, incluso, extenderlas de dos a tres semanas. 

“Las vacaciones se iniciarán a partir del 30 de junio y finalizarán el día 25 de julio, todo con el fin de proteger la salud de los estudiantes ante el incremento de las enfermedades respiratorias. En tanto en Aysén y Magallanes iniciarán el 7 de julio y se extenderán hasta el 1 de agosto”, indica el plan interministerial -planificado por los ministerios de Educación, Salud y Trabajo- dado a conocer por las autoridades frente al aumento de la circulación de virus respiratorios.

Y es que al finalizar la primera mitad de junio el subsecretario de Redes Asistenciales, Fernando Araos, informaba que la ocupación de las UCIS pediátricas alcanzaban un 93%, mientras que las UTIS un 87%. 

Paralelamente, con la llegada del invierno, además del Covid, comenzaron a circular oros virus respiratorios, encabezados por el Sincicial, que tiene una mayor presencia con 46,7%, seguido por la Parainfluenza, con 17,7%, y la Influenza tipo A, con un 17,6%.

Así, el retorno presencial 2022 sigue marcado por factores sanitarios que, de paso, afectan una vuelta a la normalidad de las relaciones que se generan en los espacios educativos, presentando un nuevo desafío para la armonía de las comunidades.  

Tags

Destacados

Súmate a nuestra comunidad digital y accede a noticias, análisis…

Comparte

en tus redes sociales

Facebook
LinkedIn
WhatsApp

Noticias Recomendadas